Facebook Twitter Google +1     Admin

Página Oficial de la Asociación "Iniciativa Cultural Barbacana" de Calatorao

PRINCIPAL

Barbacana

Publicaciones

Exposiciones

Libro de Visita

Blogs




Archivos

Enlaces

El tiempo *

¿Que es lo primero que hacemos al levantarnos por la mañana?. ¿Descorremos las cortinas para ver que bonito día hace?. ¿Nos damos la vuelta y le damos un achuchón a nuestra pareja?. ¿Saltamos de la cama y hacemos diez flexiones para que circule la sangre?.

No, lo primero  que hacemos casi  todos nosotros, es consultar la hora que merca el reloj de nuestra mesilla de noche. Desde su lugar, en la mesilla de noche, el reloj, nos señala el rumbo, nos dice no solo donde nos encontramos ;sino también, como hemos de reaccionar.Si es temprano, cerramos los ojos e intentamos volver a dormir. Si es tarde, nos levantamos de la cama y vamos de cabeza al baño.

A partir de ese primer momento, el reloj manda y sigue haciéndolo, a lo largo del día mientras corremos de una cita a otra, de un lugar otro; de una hora límite a la siguiente. Cada momento, forma parte de un programa y, donde quiera que miremos, la mesilla de noche, la cafetería de la empresa, el ángulo de la pantalla del ordenador, nuestra propia muñeca; el reloj, sigue con su tic tac, tic tac...., marcando nuestro avance, instándonos a no quedarnos quietos ni rezagados.

En nuestro raudo mundo moderno,  siempre tenemos la sensación de que el tren del tiempo, está saliendo de la estación; cuando nosotros llegamos al anden. Al margen de lo rápido que vayamos, el día nunca tiene suficientes horas.

Hasta cierto punto, siempre ha sido así; pero hoy, experimentamos el apremio del tiempo mucho mas de lo que nunca haba ocurrido. ¿Por qué? ¿Qué es lo que nos diferencia de nuestros antepasados?.

Si queremos vivir mas despacio, ante todo debemos comprender por que vamos tan rápido, por qué el mundo acelera la marcha y las horas resultan insuficientes para la cantidad de cosas que es preciso realizar entre sus estrechos límites. Y a tal fin, debemos empezar por el principio, examinando nuestra relación con el tiempo.

En esta era atiborrada de medios de comunicación, rica en datos, en la que el zapeo, la información y los juegos electrónicos, campan por sus respetos, hemos perdido el arte de no hacer nada. Lo que los italianos muy acertadamente, denominan “il dolce far niente”, de cerrar las puertas al ruido de fondo y las distracciones, de aflojar el paso y permanecer a solas con nuestros pensamientos.

Si eliminamos todos los estímulos, nos ponemos nerviosos, nos entra pánico y buscamos algo , lo que sea, para emplear el tiempo. Trabajamos durante muchas horas, llegamos tarde a casa, leemos, vemos la televisión, nos ponemos al ordenador, hablamos por teléfono. En fin.... ¡Que no tenemos tiempo!.

Por la mañana, cuando nos dirigimos al trabajo... ¿cuándo hemos visto a alguien últimamente, que se limite simplemente a mirar por la ventanilla del tren o del metro, o del coche?. Todo el mundo está muy ocupado leyendo el periódico, absorto en un videojuego, escuchando música por medio de auriculares, trabajando con el ordenador, charlando por el teléfono móvil, escuchando las noticias por la radio del coche...

En vez de pensar profundamente o dejar que una idea se cueza a fuego lento, en el fondo de la mente, ahora gravitamos de forma instintiva hacia el sonido mas cercano y en cierto modo, ahora todos somos pensadores rápidos. Nuestra impaciencia es tan implacable, que incluso la gratificación instantánea, requiere demasiado tiempo.No nos basta con enviar un correo electrónico y esperar...!queremos la respuesta inmediata!. No nos basta con escribir en un blog y esperar ¡estamos impacientes por ver que se comenta!. No nos basta con ir de vacaciones pausadamente. Si el avión se retrasa por causas técnicas, atmosféricas o cualesquiera otras..!queremos volar enseguida!.

¡No nos basta, no nos basta....! es la impaciencia, es la inexorable marcha del tiempo que nos hemos dado. Es....el estrés, son las cardiopatías, son los antiácidos para el estómago, son los tranquilizantes, son los somníferos..

.En fin.......!! Es Nuestro Tiempo !! 

  ¿No viviríamos mejor con un poco de LENTITUD ?

Viernes, 28 de Septiembre de 2007 19:00. Autor: Casimiro #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

barbacana

gravatar.comAutor: Pily E.

Si tu escrito, lo aplicamos en general, es totálmente cierto, pero creo que aquí estamos por lo menos tres, para los que la prisa ya no existe.
Yo por lo menos, me lo tomo con calma,y disfruto de cada minuto, como si fuera el último que me quedara por vivir.
Que pases un feliz fin de semana.

Fecha: 28/09/2007 20:38.


Autor: Avelina

Tienes razón, Casimiro, a pesar que algunos ya estamos
pe-jubilados (ojo que viene de júbilo), seguimos viviendo
con la tiranía del reloj, siempre presente. ¡Una pena!

Fecha: 28/09/2007 20:47.


Autor: Casimiro

PilyE:
¿Tú que és lo primero que haces cuando te despiertas por las mañanas?. Miras que hora es seguro, aunque el resto del dia, no tengas ninguna prisa.
A pesar de ello, estoy seguro que miras algún reloj mas de una vez al dia.

Avelina: Yo, jubilo todos los dias, de júbilo; pero aún asi, miro el rloj varias veces.
El escrito vá dirigido a la vida diaria en general y especialmente, a los currantes.
Gracias por leerlo

Fecha: 28/09/2007 22:44.


Autor: Cristina

Tienes toda la razón, pero como se dice "a la fuerza ahorcan" ahora lo de la lentitud está considerado un lujo, (para algunos un negocio), pues en uno de estos programas del domingo por la tarde, ojo público o algo así, cuando te enseñan las terapias punteras de relajación estas que solo te las puedes aplicar en hoteles de más de 5 estrellas, hablaban de la filosofía slow (despacio, o sea que te vas a desestresar y te soplan 400 o 500 euros.
La sociedad de consumo! (otro tema interesante)

Fecha: 29/09/2007 07:38.


Autor: Porfi

Siempre de acuerdo con lo que opina un amigo. ¡Faltaría más!.
Pero también la suelta de adrenalina, el saltar apurado al barco que se escapa en el Bósforo, el sentirte engañado en el trajín pirata de los que te llevan de noche a la isla de Filae, el dejarte engañar entre risas por unos lagartos vendedores de "todo" en una calle oscura de Katmandú, el no saber adonde te llevan los bucaneros madrugadores de las noches de Benarés, el mear en un árbol que consideras deshabitado y donde pernocta una serpiente que te mira más extrañada que tú a ella, quizá porque te cree portador de otra pequeña serpiente en el centro del Serengeti, el aceptar el rápido engaño de un colega brasileño en las cataratas de Iguazú que te cobra 50 por un chubasquero que vale 3 ¡y vá que se mata!... los regateos de los zocos más escondidos de las ciudades más recónditas, el niño que te mira y te acelera la presión porque sabes que le vas a resolver el puto problema de hambre de hoy pero ....¿y mañana?...
Vivir en tensión también tiene su recompensa.. y sus historias.

Fecha: 29/09/2007 13:37.


Autor: Reyes

Casimiro tienes razón, siempre el reloj y la prisa nos acompañan en nuestros días.
Nuestros abuelos trabajaban de sol a sol, nosotros tenemos una jornada muchísimo más corta pero queremos disfrutar de tantas cosas, que nos falta horas en el día.

Fecha: 29/09/2007 15:52.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris