Facebook Twitter Google +1     Admin

Página Oficial de la Asociación "Iniciativa Cultural Barbacana" de Calatorao

PRINCIPAL

Barbacana

Publicaciones

Exposiciones

Libro de Visita

Blogs




Archivos

Enlaces

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007. Autor: Jupiter

Buenos días


Cada uno esta solo sobre el corazón de la tierra traspasado por un rayo de sol y enseguida anocheche.
Salvatore Quasimodo

Amanece un poco tarde (por eso de que es sábado)y un resplandeciente sol se asoma a mi ventana, os deseo un buen fín de semana a todos y muy especialmente:

A los que me regalan soles para mis días: mis padres y hermanos, mis sobrinos , mis amigos, y mi pueblo "Calatorao"

Sábado, 01 de Diciembre de 2007 09:45. Autor: Jupiter sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Moncayo

La amistad

Un tema difícil de tratar es el de la amistad. Uno se pregunta: ¿Qué es?¡Caramba; pues eso es! Ni nada más, ni nada menos. Para qué nos metemos en problemas. Una persona expresó, hace algún tiempo, la atrevida y simple hipótesis de que “la amistad sólo se da de protector a protegido y de protegido a protector” ¡Qué feo suena! ¿verdad? Supone ello una cierta misantropía. Pero… veamos: Desde luego que un elemento esencial en la amistad es la simpatía, que, como en el amor, se puede dar a primera vista. Otro elemento, también esencial, es la lealtad, que implica verdad y buena fe. Sólo que, estas implicaciones, si son raras.Pues bien, de la atrevida hipótesis, cabe señalar que la situación entre protector y protegido puede ser cambiante, pues muchas veces el protector pasa a ser protegido. La cuestión es que ambas circunstancias estén dispuestas al cambio. En una real amistad así debe ser, pero por orgullo en unos casos y por ingratitud en otros, no suele suceder. La palabra amistad nos evoca un concepto ligero. Lo usamos con mucha facilidad. Creemos que con un trato ligero o de simple presentación, podemos conocer a alguien. Como ya dijimos, la simpatía puede darse desde luego, pero, ¿podrán darse de los otros efectos que son menester: verdad y buena fe? Cuando entre nosotros nace el sentimiento de la amistad, uno supone de inmediato la reciprocidad y el reconocimiento de ciertos valores que, para cada parte, resultan superiores o por lo menos próximos a nuestra propia convicción. Además siento que la amistad no se puede medir. Se es amigo o no. No va de menos a más o a la inversa. La amistad, diríamos, es un concepto filosófico que nos llevaría a una serie de disquisiciones. Pero el objeto de estas líneas no es ése. Es, simplemente, despertar al lector algún interés sobre el tema, pues pensamos y creemos que es correcto, que cada uno de nosotros es poseedor de su verdad. “Justo es lo justo”. Nos dirían y así lo pensamos. Pero, ¿estaré en buena tesitura para aseverar y comparar este problema filosófico con el de la amistad? Sabemos, queridos lectores, que lo estrictamente justo no funciona: Un émbolo estrictamente ajustado a un cilindro, no tendría movimiento; pero si lo tiene, encontramos la explicación: ¡Ya no está justo! Tiene cierto desliz. Pues bien, la amistad tiene ciertos deslices naturales que uno debe entender. La vida es así. Imaginemos la perfección, y caeremos en cuenta de que ésta no es posible en el actuar de los humanos. Muchas actitudes nuestras no son justificables. “Justo sólo es el justo”, pero si explicable hasta el punto en que no rebasen los límites de lo normal. Y nos viene una pregunta: ¿Qué es lo normal? ¡Cuestión de enfoques…!

Tenemos que reparar en el afecto mutuo entre personas, también necesario en la amistad, pues de no existir este afecto, sólo habría una relación: empresarial, comercial, política, laboral, de equipo u otras. Entonces , ¿porqué a todo mundo, y con tanta facilidad le llamamos amigo? Es una tendencia humana que quizá sea buena.Ya es una ganancia no decir, tan fácil, que alguien es nuestro enemigo.

Sábado, 01 de Diciembre de 2007 10:54. Autor: Moncayo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Me gusta ser anonimo

PARA "LUIS MATEO DIEZ"

Buenos dias :

    Estas por ahi? me parece mas correcto que dejes aqui el recado, seguro que Urria se pone en contacto contigo.

    Buen fin de semana

Sábado, 01 de Diciembre de 2007 11:53. Autor: Me gusta ser anonimo sin tema Hay 3 comentarios.
Autor: jupiter

jupiter, el de siempre

20071201220803-2006-08272006fiestas0088.jpg

Yo como algunos de vosotros decidí escribir en este foro con un seudónimo, cosa que aquí se respeta mientras tú hagas lo mismo. Hoy ha sido mi sorpresa al leer este foro, que alguien, seguramente por desconocimiento, la utilización de "jupiter" como seudónimo. A esta persona me gustaría pedirle que tome otro seudónimo, no es por prepotencia esta petición sino porque ya que todos conocen mis opiniones y escritos con este seudónimo desde hace un tiempo. Aunque no escriba muy a menudo, lo hago.

Aprovecho para saludar  a todo el mundo hoy que me he puesto a la faena de escribir. Dar la bienvenida a todos que han decidido escribir. Dar un beso a todos aquellos que durante mucho tiempo han escrito y han tomado la decisión de dejarlo(el motivo no lo tengo muy claro ya que no he leído todo, todo) se que seguireis leyendo, espero que algún día tomeis la decision de volver yo era uno de esos que me gustaba leer vuestros escritos y si alguno no me interesaba o no me gustaba, no lo leía o opinaba..., con mucho respeto.

Como bien dice nuestro refranero, que es sabio, "para vestir a un santo no hay que desvestir a otro" por ello decios a todos que me gustan vuestros escritos. Pero quiero dejar claro que este lugar que nuestro amigos de Barbacan nos han preparado es par "comunicarnos""hablarnos""contarnos""intercambiar opiniones"... en fín para estar un poco más cerca todos aquellos que nos une algo, el cariño que le tenemos a este pueblo llamado Calatorao, que nos une a todos y nos pone en común. Por ello no podemos entrar ni a codazos, ni a empujones... En este lugar cabemos todos, y todos hacemos estes lugar.

Besos... A TODOSChulo

Sábado, 01 de Diciembre de 2007 22:09. Autor: jupiter sin tema Hay 3 comentarios.
Autor: marta f.

A todas...

El pasado veinticinco de Noviembre se celebraba el Día en contra de la violencia de género, hoy he encontrado algo bonito para todas "Ellas"... sobre todo para dedicar a todas aquellas que no tienen derecho a gritar "basta", y sobre todo para que su sociedad se crea estas palabras que Luis Enrique Mejía Godoy puso a una de sus canciones

MUJER DE CARNE Y HUESO

La mujer es un planeta con heridas en el alma
Cinco siglo calle arriba luchando por su alborada
La mujer es un poema desangrado en mi guitarra
Mar violento, río dulce, barro rojo, caña brava.
La mujer es el futuro en los ojos de mi madre
En las manos de mi hija y en el vientre de mi patria...!

MUJER DE CARNE Y HUESO
COLOR DE MARAVILLA
VASIJA DONDE EL VIENTO PUSO LUZ
PARA INVENTAR LA VIDA

MUJER DEL SIGLO NUEVO
PAISAJE RECOBRADO
VUELO DE MARIPOSA, EXPLICACION
DE TODO LO CREADO

MUJER DE TANTA HISTORIA
Y DE TANTA FATIGA
MUJER QUE A LA MEMORIA
DE MI SANGRE
LE DISTE FANTASIA

MUJER DE LUNA TIERNA
Y DE TANTA POESIA
ORQUIDEA DESANGRADA
QUE EN SILENCIO Y POR AMOR
ME DIO LA VIDA

 

 

Sábado, 01 de Diciembre de 2007 22:27. Autor: marta f. sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Invitado

Por la paz

Ayer oí en onda cero con motivo de este día que en China a las mujeres que tenían un condon en su bolso, las encarcelan y las tratan muy mal, que mal suena esto ¿verdad?. Y es que donde haya una democracia que se quite lo demás. Hoy es un día muy especial parar la gente de paz, porque al fín vemos unidos a todos contra el terrorismo, pero desgraciadamente dos personas han vuelto a perder la vida, aunque uno este en coma, es igual que si lo hubieran matado, ES UN HORROR, esperamos que esto acabe de una vez y que se consigan los propositos que la mayoría de la gente tenemos " VIVIR EN PAZ"
Domingo, 02 de Diciembre de 2007 13:32. Autor: Invitado sin tema Hay 2 comentarios.
Autor: Antonio

IV Jornadas de Castellología Aragonesa

Hola amigos, ya tenemos decidido el tema de las IV Jornadas de Castellología que se celebrarán en Calatorao en Noviembre de 2008. Según ha sido publicado en la revista Castillos de Aragón, nº 7 de Noviembre, por la asociación ARCA, las próximas jornadas versarán sobre "la Guerra de la Independencia", como no podía ser de otra manera, en el año en que se cumplen los 200 años de esta contienda que marcó de una manera tan importante nuestra historia. De la mano de especialistas daremos un repaso a murallas y ciudades fortaleza que se defendieron de una forma destacable. También habrá actos lúdicos y recreaciones de la época. Suponemos que el acontecimiento de la Guerra de la Independencia, tan extraordinario como es el de la Expo, no pasará desapercibido para ninguna institución, aunque muy denso se nos antoja este 2008. Nosotros, de todas maneras, aportaremos nuestro granito de arena.
Domingo, 02 de Diciembre de 2007 16:48. Autor: Antonio sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Isidro

Y continuaremos subiendo

20071202193215-estadisticas.jpg
Domingo, 02 de Diciembre de 2007 19:32. Autor: Isidro sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Urria

Gracias

Esta mañana al encender el ordenador me he dado una alegría tremenda, porque lo primero que he leído las palabras "EN ESTE BLOG SE RESPETA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

Mi más sincera felicitación a los amigos de Barbacana por su comunicado, la verdad es que no esperaba menos, porque sigo pensando que la única sensibilidad que se ha podido herir aquí es la de los anónimos, que nos han dicho de todo menos bonitos. Me alegra saber que ningún ciudadano de los que aquí escriben nos pueda llamar la atención por el hecho de ser anónimos. Un saludo a todos

 

Lunes, 03 de Diciembre de 2007 13:48. Autor: Urria sin tema Hay 2 comentarios.
Autor: Cagliostro

La Condesa de Tende

La señorita de Strozzi, hija del mariscal y pariente cercana de Catherine de Médicis, se desposó el primer año de la regencia de esta reina con el conde de Tende, de la casa de Saboya, rico, bien constituido, el cortesano que vivía con mayor esplendor, y más propio a hacerse estimar que amar. No obstante, su esposa lo amó en un primer momento con pasión; era muy joven; él no la consideró sino como a una niña, y muy pronto estuvo enamorado de otra. La condesa de Tende, viva y de temperamento italiano, se puso celosa; no tenía reposo ni se lo daba a su marido; él evitó su presencia y dejó de vivir con ella como un hombre vive con su mujer.

Pronto la belleza de la condesa se incrementó; mostró mucha inteligencia; el mundo la miró con admiración; se ocupó más de sí misma y se curó insensiblemente de los celos y de su pasión. Se hizo íntima amiga de la princesa de Neufchâtel, joven, bella y viuda del príncipe del mismo nombre que, al morir, le había dejado el título que la convertía en el partido más elevado y brillante de la corte.

El caballero de Navarre, descendiente de los antiguos soberanos de este reino, era por entonces también joven, bello, lleno de inteligencia y de elevación, aunque la Fortuna no le había dado más bien que el de su cuna. Puso los ojos en la princesa de Neufchâtel, de la que conocía la inteligencia, como en una persona capaz de un afecto violento e indicada para hacer la fortuna de un hombre como él. Con este fin, se relacionó con ella sin estar enamorado y atrajo su interés: se sintió orgulloso de lograrlo, pero se encontró aún muy alejado del éxito total al que aspiraba. Su propósito era ignorado por todo el mundo; sólo uno de sus amigos había recibido la confidencia y este amigo era también íntimo amigo del conde de Tende, por lo que hizo que el caballero de Navarre consintiera en confiar su secreto al conde, con la idea de que él le obligaría a servirle ante la princesa de Neufchâtel. El conde de Tende apreciaba ya al caballero de Navarre; le habló de él a su mujer, por quien empezaba a tener más consideración, y le rogó, en efecto, hacer la gestión que deseaban.

La princesa de Neufchâtel le había hecho ya la confidencia de su inclinación por el caballero de Navarre a la condesa y ésta la fortaleció. El caballero vino a ver a la condesa, adquirió trato y medidas con ella; pero, al verla, se enamoró de ella con violenta pasión. No se entregó, no obstante, a esta pasión en un primer momento, pues vio los obstáculos que esos sentimientos divididos entre el amor y la ambición presentarían a su plan, y resistió. Pero, para resistir, era necesario que no viera con demasiada frecuencia a la condesa de Tende, y él la veía todos los días, al buscar a la princesa de Neufchâtel; por lo que se enamoró perdidamente de la condesa. No pudo ocultar por completo su pasión y la condesa se dio cuenta de la misma; su amor propio se sintió halagado, y empezó a sentir un violento amor por él.

Un día, cuando la dama le hablaba de la gran fortuna de casarse con la princesa de Neufchâtel, él le dijo mirándola con una expresión en la que su pasión era declarada por completo: «¿Y vos creéis, señora, que no hay ninguna otra fortuna que yo preferiría antes que la de desposarme con esta princesa?» La condesa de Tende se sintió impresionada por las miradas y las frases del caballero; lo miró con los mismos ojos con los que él la miraba, y se produjo entre ellos una turbación y un silencio más elocuente que las palabras. A partir de aquel momento, la condesa se sumió en una agitación que la privó de descanso: sintió el remordimiento de robarle a su amiga el corazón de un hombre con el que ella iba a casarse únicamente por amor, que iba a desposarse con él con la desaprobación de todo el mundo, y a costa de su rango.

Esta traición le produjo horror; la vergüenza y las desgracias que puede causar la galantería se presentaron ante su espíritu; vio el abismo en el que podía precipitarse y decidió evitarlo.

Pero mantuvo mal sus decisiones. La princesa estaba casi decidida a casarse con el caballero de Navarre, aunque no estaba satisfecha de la pasión que él le demostraba y, comparando la que ella sentía por él, y el cuidado que él ponía en engañarla, comprendía la tibieza de los sentimientos del joven, de lo que se quejó a la condesa de Tende. La condesa la tranquilizó; pero los lamentos de la señora de Neufchâtel acabaron por turbarla y hacerle ver la dimensión de su traición, que costaría probablemente la fortuna de su enamorado. La condesa advirtió a éste de la desconfianza de la princesa; él demostró indiferencia por todo salvo por el hecho de ser amado por ella: sin embargo, por orden de la condesa él se contuvo y tranquilizó tan bien a la princesa de Neufchâtel, que ésta le hizo ver a la condesa que estaba plenamente satisfecha del caballero de Navarre.

Los celos se adueñaron entonces de la condesa pues temió que su enamorado quisiera de verdad a la princesa; comprendió todas las razones que él tenía para amar a aquélla; su matrimonio, que ella había propiciado, le produjo horror, pero no quiso, no obstante, que él lo rompiera por lo que se encontraba en una cruel incertidumbre. Manifestó al caballero todos los remordimientos que sentía respecto a la princesa de Neufchâtel, pero decidió ocultarle sus celos y creyó, en efecto, habérselos ocultado.

La pasión de la princesa superó por fin todas las indecisiones. Ella decidió casarse pero resolvió hacerlo en secreto y no anunciarlo sino una vez realizado.

La condesa estaba a punto de expirar de dolor. El día elegido para el matrimonio había una ceremonia pública; su marido asistió; ella envió a la ceremonia a todas sus doncellas; mandó decir que no deseaba ver a nadie y se encerró en su gabinete, tendida sobre un lecho de descanso, abandonándose a todo lo que los remordimientos, el amor y los celos pueden hacer sentir de más cruel.

Cuando se encontraba en tal estado, oyó abrir una puerta excusada en su gabinete, y vio aparecer al caballero de Navarre, engalanado y con una gracia superior a la que le había visto jamás.

-Caballero, ¿dónde vais? -exclamó- ¿Qué buscáis? ¿Habéis perdido la razón? ¿Qué ha sido de vuestra boda? ¿Pensáis en mi reputación?

-Quedaos tranquila por vuestra reputación, señora -le contestó-; nadie puede saberlo; no importa mi matrimonio, no importa mi fortuna, sólo importa vuestro corazón, señora, y ser amado por vos: renuncio a todo lo demás. Vos me habéis dejado ver que no me odiáis, pero habéis querido ocultarme que soy lo suficientemente feliz como para que mi matrimonio os cause dolor; vengo a deciros, señora, que renuncio a él; que ese matrimonio sería un suplicio para mí, y que sólo quiero vivir para vos. En el momento en que os hablo me están esperando, todo está listo; pero voy a anularlo todo si, al anularlo, hago algo que os sea agradable y os demuestre mi amor.

La condesa se dejó caer sobre el lecho de descanso en el que se había incorporado a medias, y mirando al caballero con ojos llenos de amor y lágrimas:

-¿Queréis que muera? -le dijo- ¿Creéis que un corazón puede contener todo lo que vos me hacéis sentir? ¡abandonar por mí la fortuna que os aguarda! No puedo soportar ni siquiera pensarlo: id con la señora princesa de Neufchâtel, id hacia la grandeza que os está destinada, tendréis mi corazón al mismo tiempo. Haré con mis remordimientos, con mis incertidumbres, con mis celos, puesto que tengo que confesároslos, lo que mi débil razón me aconseje; pero no volveré a veros jamás si no os marcháis al instante a firmar vuestro matrimonio; marchaos, no demoréis ni un momento; y por amor hacia mí, por amor hacia vos mismo, renunciad a una pasión tan poco razonable como la que me demostráis, que nos conducirá probablemente a horribles desgracias.

El caballero se sintió dominado por la alegría en un primer momento al verse tan auténticamente amado por la condesa, pero el horror de entregarse a otra vino a plantarse ante sus ojos; lloró, se afligió, le prometió todo lo que ella quiso, a condición de que pudiera volver a verla en aquel mismo lugar. Antes de que se marchara, ella quiso saber cómo había entrado. Él le dijo que había confiado en un escudero de ella, que antes había sido de él, que le había hecho entrar por el patio de los establos adonde daba la escalera que conducía a este gabinete, y que daba también a la habitación del escudero.

Mientras tanto, la hora de la boda se acercaba, y el caballero, presionado por la condesa, se vio finalmente obligado a marcharse. Pero fue, como si fuera al suplicio, hacia la mayor y más agradable fortuna a la que un caballero sin bienes hubiera sido elevado jamás. La condesa pasó la noche, como puede imaginarse, agitada por sus inquietudes; llamó por la mañana a sus doncellas y, poco después de que se abriera su habitación, vio a su escudero acercarse a la cama y dejar encima una carta sin que nadie se diera cuenta. La vista de aquella carta la turbó porque reconoció que era del caballero de Navarre; porque era tan poco verosímil que durante aquella noche, que debía ser su noche de bodas, hubiera tenido tiempo para escribirle, que temió que él hubiera puesto o que se hubiera presentado algún obstáculo al matrimonio: abrió la carta con gran emoción y encontró en ella más o menos estas palabras:

No pienso sino en vos, señora; no estoy ocupado sino por vos; y, en los primeros momentos de posesión legítima del mayor partido de Francia, apenas empieza a amanecer, abandono la habitación en la que he pasado la noche, para deciros que me he arrepentido ya mil veces de haberos obedecido, y de no haber renunciado a todo para no vivir sino por vos.

Esta carta, y el momento en que había sido escrita, impresionaron sensiblemente a la condesa. Más tarde acudió a cenar a casa de la princesa de Neufchâtel, que se lo había pedido. El matrimonio se había hecho público, y encontró a un gran número de personas en la habitación de la dama, pero tan pronto como la princesa la vio, dejó a todo el mundo y le rogó que pasara con ella a su gabinete. Apenas se habían sentado, cuando el rostro de la princesa su cubrió de lágrimas. La condesa pensó que era el efecto de la publicación del matrimonio, y que ella la encontraba más difícil de soportar de lo que había imaginado, pero muy pronto comprendió que se equivocaba.

-¡Ah!, señora, -dijo la princesa-. ¿Qué he hecho? Me he casado con un hombre por amor; he hecho un matrimonio desigual, desaprobado por todos, que me humilla, ¡y resulta que el hombre que yo he preferido a todo, ama a otra mujer!

La condesa creyó que iba a desmayarse al escuchar aquellas palabras; pensó que la princesa no podía haber adivinado la pasión de su marido sin haber descubierto la causa de la misma, y no pudo contestar. La princesa de Navarre (se le llamó así después de su matrimonio) no prestó atención a su estado, y continuó:

-El señor príncipe de Navarre -le dijo-, muy lejos de tener la impaciencia que debía concederle la conclusión de nuestro matrimonio, se hizo esperar por la noche; llegó sin alegría, con el espíritu ocupado y contrariado; salió de mi habitación al amanecer, con no sé qué pretexto. Al volver venía de escribir, lo vi en sus manos. ¿A quién podía escribir sino a una amante? ¿Por qué se hizo esperar? ¿Qué ocupaba su espíritu?

En aquel momento vinieron a interrumpir la conversación, porque había llegado la princesa de Condé; la princesa de Navarre salió a recibirla y la condesa permaneció fuera de sí. Por la noche le escribió al príncipe de Navarre para avisarle de las sospechas de su esposa, y para obligarle a contenerse. Su pasión no se aminoró por los peligros ni los obstáculos; la condesa no hallaba descanso y el sueño no acudía a mitigar sus angustias.

Una mañana, después de que ella hubiera llamado a sus doncellas, su escudero se le acercó y le dijo en voz baja que el príncipe de Navarre estaba en su gabinete y rogaba poder decirle algo que era absolutamente necesario que supiera. Uno cede fácilmente a lo que le es grato; la condesa sabía que su esposo había salido; dijo que quería dormir y pidió a sus doncellas que cerraran las puertas y no regresaran sin que ella las llamase.

El príncipe de Navarre entró desde el gabinete y se arrodilló junto a su lecho.

-¿Qué tenéis que decirme? -le preguntó.

-Que os amo, señora; que os adoro, que no podría vivir con la señora de Navarre; el deseo de veros se ha apoderado de mí esta mañana con tal violencia, que no he podido resistirlo. He venido al azar de todo lo que pudiera suceder, y sin esperar siquiera hablar con vos.

La condesa lo reprendió en un primer momento por comprometerla con tanta ligereza; pero luego, su pasión los condujo a una conversación tan prolongada que el conde de Tende volvió de la ciudad. Se dirigió hacia el apartamento de su esposa; le dijeron que no estaba despierta, pero era tarde, por lo que no dejó de entrar en su habitación y encontró al príncipe de Navarre de rodillas junto al lecho, como se había colocado al llegar. Jamás hubo una sorpresa semejante a la del conde de Tende, ni turbación que igualara a la de su esposa. Sólo el príncipe de Navarre conservó la presencia de ánimo, y sin alterarse ni levantarse del suelo:

-¡Venid, venid! -dijo al conde de Tende- ¡Ayudadme a obtener una gracia que solicito de rodillas y que me es negada!

El tono y la expresión del príncipe de Navarre detuvieron la sorpresa del conde.

-No sé, -le contestó con el mismo tono que el príncipe había empleado- si una gracia que solicitáis de rodillas a mi esposa cuando dicen que ella está durmiendo, cuando os encuentro a solas con ella y sin carroza ante mi puerta, es de las que me gustaría que ella os concediera.

El príncipe de Navarre, tranquilizado y sin el apuro del primer momento, se levantó, se sentó con total libertad, y la condesa, temblorosa y fuera de sí, ocultó su azoramiento en la penumbra que reinaba en el lugar en que se hallaban. El príncipe de Navarre tomó la palabra:

-Vais a censurarme, pero tenéis, no obstante, que ayudarme: amo y soy amado por la persona más digna de amor de la corte; ayer, me escapé de casa de la princesa de Navarre y de toda mi gente para acudir a una cita en la que esta persona me esperaba. Mi esposa, que ha adivinado que estoy preocupado por otra que no es ella, y que está atenta a mi conducta, supo por mi gente que yo los había dejado, y se halla en un estado de celos y desesperación sin parangón. Le he dicho que había pasado las horas que tanta inquietud le causan en casa de la mariscala de Saint-André que está enferma y no recibe a casi nadie; le dije que la señora condesa de Tende era la única persona que se encontraba allí, y que podía preguntarle si no me había visto toda la tarde. He decidido venir a confiar en la señora condesa. Había ido a casa de la Châtre que sólo está a tres pasos de aquí, salí de allí sin que mi gente me viera; me dijeron que la señora estaba despierta, no encontré a nadie en su antesala y he entrado audazmente. La señora condesa se niega a mentir en mi favor; dice que no quiere traicionar a su amiga, y me echa las más sensatas reprimendas; yo mismo me las he echado inútilmente. Hay que librar a la señora princesa de Navarre del estado de inquietud y de celos en el que se encuentra, y ahorrarme a mí el mortal engorro de sus reproches.

La condesa de Tende no se sorprendió menos de la presencia de ánimo del príncipe que lo había estado a la llegada de su esposo, pero se serenó y al conde no le quedó ni la menor sombra de duda. Se unió a su esposa para hacerle ver al príncipe el abismo de problemas en el que iba a arrojarse, y todo lo que le debía a la princesa. La condesa prometió decirle a aquélla todo cuanto deseaba su esposo.

Cuando éste iba a marcharse, el conde lo detuvo:

-Como recompensa al servicio que vamos a haceros a costa de la verdad, decidnos al menos quién es esa amante; tiene que ser poco digna de amaros y conservar con vos una relación, viéndoos comprometido con una persona tan bella como la princesa de Navarre, viendo que os habéis casado con ella, y viendo todo cuanto vos le debéis. Debe ser una persona sin inteligencia, ni ánimo, ni delicadeza; y, de verdad, no merece que perturbéis una felicidad tan grande como la vuestra, y que os mostréis tan ingrato y culpable.

El príncipe no supo qué responder y fingió tener prisa. El conde de Tende en persona le ayudó a salir con el fin de que nadie lo viera.

La condesa se quedó nerviosa por el riesgo que había corrido, por las reflexiones que las palabras de su marido le obligaban a hacer, y por vislumbrar los problemas a los que su pasión la exponía; pero no tuvo la fuerza de desprenderse de ella. Continuó su relación con el príncipe; lo veía a veces con la ayuda de La Lande, su escudero. Se sentía, y era efectivamente, una de las personas más desgraciadas del mundo: la princesa de Navarre le hacía a diario confidencias respecto a unos celos de los que ella era la causa; estos celos le producían remordimientos, pero cuando la princesa de Navarre estaba satisfecha de su esposo, era ella la que se sentía celosa.

Un nuevo tormento vino a asociarse a los que ya padecía: el conde de Tende se enamoró de ella como si no hubiera sido su esposa; no se separaba de ella y quería retomar todos sus derechos hasta entonces despreciados. La condesa se opuso con una fuerza y una acritud que llegaban hasta el desprecio; prevenida por el príncipe de Navarre, se sentía ofendida por cualquier otro amor que no fuera el de él. El conde sintió su proceder en toda su dureza y, herido en lo más profundo, le aseguró que no volvería a importunarla en la vida, y, efectivamente, la dejó con mucha rudeza.

Una campaña militar se aproximaba; el príncipe de Navarre tenía que incorporarse al ejército; la condesa de Tende empezó a sentir los dolores de su ausencia y el temor por los peligros a los que se expondría, por lo que decidió evitar el constreñimiento de tener que ocultar su aflicción, y se marchó a pasar el verano en una propiedad que tenía a treinta leguas de París. Puso en práctica su proyecto, y su despedida fue tan dolorosa, que debieron sacar de ella, tanto el uno como la otra, un mal augurio. El conde de Tende permaneció junto al rey al que estaba ligado por su cargo.

La corte debía aproximarse al ejército; la finca de la señora de Tende no se encontraba muy lejos. Su marido le advirtió que haría un viaje de sólo una noche para comprobar las obras que había comenzado. No quería que ella pudiera pensar que iba a verla; sentía por ella ya todo el despecho que producen las pasiones.

La señora de Tende había encontrado en los primeros tiempos al príncipe de Navarre tan lleno de respeto, y ella misma se había sentido poseedora de tanta virtud, que no había desconfiado ni de él, ni de ella; pero el tiempo y las ocasiones habían triunfado sobre su virtud y respeto y, poco tiempo después de estar en su finca, comprobó que estaba embarazada. No hay más que reflexionar en la reputación que había adquirido y conservado, y en la situación en la que se encontraba con su marido, para comprender su desesperación. En numerosas ocasiones estuvo tentada de acabar con su vida; sin embargo, concibió una ligera esperanza respecto al viaje de su marido y decidió esperar el éxito. En medio de este anonadamiento, recibió aún el dolor de saber que La Lande, que había dejado en París para que se encargara de las cartas de su amante y de las suyas, había muerto en pocos días, y se encontraba desprovista de toda ayuda, en el momento en que más la necesitaba.

Mientras tanto, el ejército había emprendido un asedio. Su pasión por el príncipe de Navarre le producía constantes temores, incluso en medio de los mortales horrores que la dominaban. Sus temores no estuvieron sino demasiado bien fundados: recibió cartas del ejército; por ellas supo el final del asedio, pero también que el príncipe de Navarre había muerto el último día del mismo. Perdió el conocimiento y la razón; muchas veces se vio privada de uno y de otra; este exceso de dolor le parecía en algunos momentos una especie de consuelo; ya no temía nada por su reposo, por su reputación o por su vida; sólo la muerte le parecía deseable; la esperaba de su dolor o estaba resuelta a causársela. Un resto de vergüenza le obligó a decir que sentía dolores excesivos, para tener un pretexto para sus gritos y sus lágrimas. Mil adversidades le hicieron volver sobre sí misma y comprendió que las había merecido; la naturaleza y el cristianismo la desviaron de convertirse en homicida de sí misma, y suspendieron la ejecución de lo que ya había decidido.

Hacía mucho rato que se encontraba sumida en esos violentos dolores cuando el conde de Tende llegó. Ella creía conocer todos los sentimientos que su triste estado podía inspirarle; pero la llegada de su marido le produjo una turbación y una confusión que le resultaron nuevas. Al llegar, el conde supo que su esposa estaba enferma, y, como siempre había conservado apariencias de honestidad a los ojos del público y de la servidumbre, se dirigió en primer lugar a su habitación; la encontró como una persona enajenada y sin poder reprimir sus lágrimas, que atribuía a los dolores que la atormentaban. El conde, conmovido por el estado en que la veía, se enterneció y, creyendo distraerla de sus dolores, le habló de la muerte del príncipe de Navarre y de la aflicción de su esposa.

La de la señora de Tende no pudo soportar aquella conversación; sus lágrimas se acrecentaron de tal manera que el conde quedó muy sorprendido y casi advertido: salió de la habitación confuso e inquieto; le pareció que su esposa no se hallaba en el estado que producen los dolores del cuerpo; el aumento de lágrimas cuando le había hablado de la muerte del príncipe de Navarre le había impresionado; y, de repente, la aventura de encontrar a aquél de rodillas junto al lecho de su esposa se le vino a la memoria; recordó la actitud que la condesa había adoptado para con él cuando quiso volver con ella y creyó comprender la verdad; pero le quedaba no obstante la duda que el amor propio nos deja siempre respecto a las cosas que cuesta demasiado creer.

Su desesperación fue extrema y todas sus ideas violentas; pero como era mesurado, reprimió sus primeros impulsos y decidió marcharse al día siguiente al amanecer, sin ver a su esposa, confiando en que el tiempo le daría mayor certeza y ocasión de tomar decisiones.

Por muy sumida en el dolor que se encontrara la señora de Tende, no había dejado de percatarse del poco dominio de sí misma que había demostrado, y de la expresión con la que su marido había salido de su habitación; sospechó una parte de la verdad y, no teniendo ya sino horror por la vida, decidió perder ésta de una manera que no la privara de la esperanza en la vida eterna.

Después de haber sopesado lo que iba a hacer, con agitación mortal, tocada de sus tristezas y del arrepentimiento de su falta, se decidió por fin a escribirle a su esposo estas líneas:

Esta carta va a costarme la vida, pero merezco la muerte y la deseo. Estoy embarazada; el que es la causa de mi tristeza ya no está en este mundo, lo mismo que el único hombre que conocía nuestra relación; el público no la sospechó jamás. Había resuelto ponerle fin a mi vida con mis propias manos, pero se la ofrezco a Dios y a vos, como expiación de mi crimen. No he querido deshonrarme a los ojos del mundo porque mi reputación también os afecta; conservadla por amor hacía vos mismo. Voy a mostrar el estado en que me encuentro; ocultad la vergüenza del mismo y hacedme perecer, cuando queráis y como queráis.

El día comenzaba cuando terminó esta carta, la más difícil de escribir que jamás haya sido escrita; la cerró y se acercó a la ventana; y como vio al conde en el patio a punto de subir a su carroza, envió a una de sus doncellas a llevársela y a decirle que no contenía nada urgente, que la leyera cuando gustase. El conde se sorprendió por aquella carta; tuvo una especie de presentimiento, no de todo lo que en ella iba a encontrar, pero sí de algo que tuviera relación con lo que había sospechado la víspera. Se subió solo a la carroza, inquieto y sin atreverse a abrir la carta, pese a la impaciencia que tenía por leerla; la leyó por fin, y conoció toda su vergüenza ¡qué no pensaría después de haberla leído! Si hubiera habido testigos, el violento estado en que estaba lo habría hecho creer privado de razón, o a punto de perder la vida. Los celos y las sospechas bien fundadas preparan de ordinario a los maridos para conocer su desgracia, incluso siempre les quedan algunas dudas, pero pocas veces tienen la certidumbre que proporciona la confesión, que está por encima de nuestra inteligencia.

El conde de Tende había encontrado siempre a su esposa digna de ser amada aunque él no la hubiera amado de forma continuada; siempre le había parecido la mujer más estimable que hubiera visto jamás, por lo que en aquellos momentos no sentía menos sorpresa que furor, y pese a una y al otro, sentía aún, en contra de su voluntad, un dolor en el que había algo de ternura.

Se detuvo en una casa que encontró en su camino, en la que pasó unos días agitado y afligido, como puede imaginarse; primero pensó todo lo que es natural pensar en semejante situación; pensaba en hacer morir a su esposa, pero la muerte del príncipe de Navarre y la de La Lande, que reconoció fácilmente como el confidente, suavizaron un poco su furor; pensó que el matrimonio del príncipe de Navarre podía haber engañado a todo el mundo, puesto que él mismo lo había sido. Después de una evidencia tan grande como la que se había presentado ante sus ojos, la total ignorancia del público respecto a su desgracia le supuso un alivio; pero las circunstancias que le hacían ver hasta qué punto y de qué manera había sido engañado, le traspasaban el corazón y sólo respiraba venganza. Pensó, no obstante, que si hacía morir a su esposa y se percataban de que estaba embarazada, se sospecharía fácilmente la verdad. Como era el hombre más orgulloso del mundo, adoptó la decisión que más convenía a su gloria y resolvió no dejar ver nada al público. Con esta idea, envió un gentilhombre con esta nota para la condesa:

El deseo de impedir el escándalo de mi vergüenza puede más en estos momentos que mi deseo de venganza; ya veré más tarde qué decido respecto a vuestro indigno destino; conducíos como si hubierais sido siempre lo que debíais ser.

La condesa recibió la nota con alegría; la consideró como su pena de muerte; y cuando vio que su marido consentía que dejara ver su embarazo, comprendió que la vergüenza es la más violenta de todas las pasiones: encontró una especie de tranquilidad al sentirse segura de morir y al ver su reputación preservada; ya no pensó sino en prepararse para morir, y como era una persona en la que todos los sentimientos eran vivos, abrazó la virtud y la penitencia con el mismo ardor con que se había entregado a su pasión. Su alma se encontraba, por otra parte, desengañada y sumida en la aflicción; no podía detener los ojos en ninguna cosa de esta vida sin que le resultara más ruda que la muerte misma, de tal forma que no veía remedio a su dolor sino por el final de su desgraciada existencia. Pasó algún tiempo en este estado, pareciendo más muerta que viva; finalmente, hacia el sexto mes de embarazo, su cuerpo sucumbió, una fiebre continuada la atrapó y dio a luz por la violencia de su mal; tuvo el consuelo de ver a su hijo vivo, de estar segura de que no podía sobrevivir, y de que no le daría a su marido un heredero ilegítimo: ella misma expiró unos días después recibiendo la muerte con una alegría que nadie ha sentido jamás; encargó a su confesor que trasmitiera a su esposo la noticia de su muerte, le pidiera perdón en su nombre y le suplicara que olvidara su recuerdo, que sólo podía resultarle odioso.

El conde de Tende recibió la noticia sin inhumanidad, e incluso con algunos sentimientos de piedad, pero con alegría, no obstante. Aunque aún era bastante joven, no quiso volver a casarse y vivió hasta una edad muy avanzada

Lunes, 03 de Diciembre de 2007 15:58. Autor: Cagliostro sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Invitado

Caminante, no hay camino

 

Caminante, no hay camino

Autor: Antonio Machado

 

Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas sobre el mar.
¿Para que llamar caminos
A los surcos del azar...?
Todo el que camina anda,
Como Jesús sobre el mar.

Yo amo a Jesús que nos dijo:
Cielo y tierra pasarán
Cuando cielo y tierra pasen
mi palabra quedará.
¿Cuál fue Jesús tu palabra?
¿Amor?, ¿perdón?, ¿caridad?
Todas tus palabras fueron
una palabra: Velad.
Como no sabéis la hora
En que os han de despertar,
Os despertarán dormidos
si no veláis; despertad.

Lunes, 03 de Diciembre de 2007 16:28. Autor: Invitado sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Fernando

El ejercicio de la libertad

Resulta muy triste que hayamos tenido que pedir y que  hayan tenido que intervenir en el funcionamiento del foro las personas que han creado la página Web, en este caso la Asociación Barbacana. Como siempre tienen todo mi apoyo.

Seguir la trama documental de lo ocurrido, resulta una tarea complicada cuando los escritos son tan efímeros en el blog que unos relevan a los anteriores y así sucesivamente hasta que se pierden en el archivo. Analizar con detalle lo ocurrido nos llevaría mucho tiempo y por ello, de ahora en adelante estos hechos nos deberían llevar a conducirnos de otra manera. No estamos en una página profesional que hace de su foro un elemento económico de empresa. Los creadores de la página lo hacen desinteresadamente y según todos habéis podido comprobar su objetivo es la difusión de nuestra cultura. Por eso, entre todos, no se lo pongamos difícil.He copiado dos artículos de la declaración de los derechos del hombre. Me parece correcto que invoquemos el articulo 19, pero que no nos olvidemos del nº 12. Mucho menos si nos queremos amparar en el primero, ocultos bajo mascara como hacía el KKK o hace ahora ETA, cuando se intenta agredir a los demás con la palabra, denigrando a las personas o haciendo juicios de valor  sobre algo que no tenemos ningún derecho. Si hay personas que expresan ante los demás sus inquietudes, sus sentimientos, hacen gala de su amistad.... no creo que ofendan a nadie. Si alguien quiere reprocharles algo, que se lo diga a la cara, sin tapujos, para que pueda recibir su correspondiente reproche o aclaración si es el caso. He defendido y defenderé siempre los escritos con pseudónimo, pero como parte de la creación literaria o aportación personal anónima, nunca como medio de protección para aprovecharse y ofender a los demás.         Declaración Universal de los Derechos humanosAdoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea
General 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948.
 Artículo 12Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.Artículo 19Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión. 
Lunes, 03 de Diciembre de 2007 17:37. Autor: Fernando sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Diciembre

Dos y dos son cuatro.

Dos no discuten si uno no quiere, y todos los que habéis discutido es porque habéis entrado al trapo como los toros. Ahora no vengáis con palabricas y rollos. Cuando se apedreó y crucificó a Ana Aguirre (por opinar sobre el tema de las Escuelas de Calatoradico, sin meterse con nadie) ya se debería haber hecho esto (eliminar los ataques personales anónimos), y la mayoría estuvistéis calladitos y con la boca cerrada (es posible que  los Derechos Humanos no rijan para unas personas y sí para otras). Creo que sólo Casimiro estuvo a la altura. ¿Es necesario recordar que se le insultó públicamente por anónimos? Pues eso, autocrítica, que me parece que habéis hecho un parque temático como el de los Monegros de una tontada.
Lunes, 03 de Diciembre de 2007 18:13. Autor: Diciembre sin tema Hay 3 comentarios.
Autor: Invitado

Buenos días: El radiante sol me incita este poema. 
Un feliz día para todos  

Volverán las oscuras golondrinas Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y, otra vez, con el ala a sus cristales jugando llamarán; pero aquéllas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar, aquéllas que aprendieron nuestros nombres... ésas... ¡no volverán! Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar, y otra vez a la tarde, aun más hermosas, sus flores se abrirán; pero aquéllas, cuajadas de rocío, cuyas gotas mirábamos temblar y caer, como lágrimas del día... ésas... ¡no volverán! Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar; tu corazón, de su profundo sueño tal vez despertará; pero mudo y absorto y de rodillas, como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido..., desengáñate: ¡así no te querrán! Gustavo Adolfo Becquer

 

Martes, 04 de Diciembre de 2007 08:47. Autor: Invitado sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Invitado

Gustavo Adofo Becquer

Last updated on Aug. 22, 2000  

Volverán las oscuras golondrinas Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y, otra vez, con el ala a sus cristales jugando llamarán; pero aquéllas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar, aquéllas que aprendieron nuestros nombres... ésas... ¡no volverán! Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar, y otra vez a la tarde, aun más hermosas, sus flores se abrirán; pero aquéllas, cuajadas de rocío, cuyas gotas mirábamos temblar y caer, como lágrimas del día... ésas... ¡no volverán! Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar; tu corazón, de su profundo sueño tal vez despertará; pero mudo y absorto y de rodillas, como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido..., desengáñate: ¡así no te querrán!
Martes, 04 de Diciembre de 2007 08:52. Autor: Invitado sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Cagliostro

Un voto

El drama se hundía. Ya era indudable. Los amigos que rodeaban a Pablo Leal, el autor, entre bastidores, ya no trataban de animarle, de hacerle tomar los ruidos que venían de la sala por lo que no eran. Ya no se le decía: «Es que algunos quieren aplaudir, y otros imponen silencio». El engaño era inútil. Callaban los fieles compañeros que le estaban ayudando a subir aquel que a ellos les parecía calvario. El noble Suárez, el ilustre poeta, vencedor en cien lides de aquel género... y derrotado en otras ciento, estaba pálido, tembloroso. Quería a Leal de todo corazón; era su protector en las tablas; él le había aconsejado llevar a la escena uno de aquellos cuadros históricos que Pablo escribía con pluma de maestro, de artista, y con sólida erudición. Creía, por ceguera del cariño, en el talento universal de su amigo, de su Benjamín, como él le llamaba, porque veía en Pablo un hermano menor.

«¡Cuánto padecerá! -pensaba Suárez-. Es más nervioso que yo, mucho más; es primerizo, y ¡yo, que ya estoy hecho a las armas padezco tanto cada vez que pierdo una de estas batallas!». Era verdad que él padecía mucho. Conocía al público mejor que nadie; sabía que era un ídolo de barrio... y le temía con un fetichismo artístico inexplicable. No era Suárez de los que creen que cuarenta o cuatro mil necios sumados pueden dar de sí una suma de buen criterio; despreciaba en sus adentros, como nadie, la opinión vulgar; pero creía que al teatro se va a gustar al público, sea como sea. Y transigía con él, y procuraba engañarle con oropel que añadía al oro fino de su ingenio; y como unas veces le aplaudían el oro y le silbaban el oropel, y otras veces al revés, y otras se lo silbaban todo por igual, o todo se lo aplaudían, insistía, desorientado, en su afán de vencer; pero daba mil tropiezos en aquella guerra indigna de su mérito, y a los estrenos iba a ciegas siempre, esperando el tallo como si fuese la bola de una ruleta que no se sabe dónde va a parar.

Y padecía infinito las noches de estreno. No comió aquel día; se le iba el santo al cielo; sentía náuseas, inquietud de calentura, y deseaba con ardor, aun más que el triunfo, que volara el tiempo, que pasara la crisis.

«¡Cuánto padecería aquel pobre Leal, que, más pensador que literato, sincero, artista de austera religiosidad estética, ignoraba las miserias y pequeñeces de los escenarios, las luchas de empresa, las cábalas de camarillas y cenáculos!».

Suárez miraba a su amigo con disimulo, y le veía sonreír, mientras se paseaba, entre aquellos lienzos arrumbados, en corto espacio, como en una jaula.

«Es claro que disimula, pensaba Suárez; pero lo hace muy bien. Si yo no supiera que es imposible no padecer en este trance, creería que él estaba muy tranquilo. En sus ojos yo no veo inquietud, amargura; no hay ningún esfuerzo en ese gesto plácido. Lo que es excitado, no lo está».

Y luego preguntó a su amigo:

-¿No sientes nada... aquí, por encima del estómago?

Leal se rió y dijo:

-No; no siento nada. ¿Es eso lo que se siente?

-Yo sí; eso. Toda la noche.

-Pues yo sólo siento... que esto se lo lleva la trampa. ¿No oyen ustedes? La dama grita, pero más gritan fuera...

En efecto, crecía el tumulto. Los amigos de Leal, los leales, los que le rodeaban, protestaban entre bastidores; contestaban, sin que desde fuera los oyesen, es claro, a los gritos del público.

-Conozco esa voz: es la de López, a quien Leal no votó en la Academia de la Historia.

-Y ese otro que dice que bajen el telón es Minuta, el director de El Gubernamental, el imitador de Campoamor...

Suárez callaba y observaba a Pablo, que volvía a pasear, al parecer tranquilo.

En fin, se hundió el drama. Cayó el telón entre murmullos. La dama, que se había destrozado la garganta, corrió a abrazar a Pablo, llorosa, gritando:

-¡Imbéciles! ¡No han querido oír! ¡No han querido enterarse!

Hubo que subir al saloncillo.

Ecce homo.

Allí había de todo. Amigos verdaderos, indignados de verdad; amigos falsos, más indignados al parecer. Pero a estos Pablo les leía en los ojos el placer inmenso que sentían.

Se discutió el drama, la competencia del público, hasta las condiciones acústicas del teatro. El talento del autor nadie lo ponía en tela de juicio. ¡Estaba él allí! Algunos, haciendo alarde de franqueza y mirando con delicia el efecto de sus palabras, decían que la cosa era una joya literaria pero acaso no era teatral. Otros gritaban: «Es teatral y es muy humana... y muy nueva... ¡El público es un imbécil!».

-Eso no -decía un autor que ni en ausencia se atrevía a ser irreverente con el público.

Un crítico, gran catador de salsas dramáticas y filarmónicas, crítico del Real, vamos, de óperas, y constante lector de Shakespeare, hizo la anatomía del drama y del estreno. El drama era demasiado científico y pecaba de idealista. Suárez reparó que Leal, que todo lo había oído sin dejar el gesto de placidez, miró un momento con ira al químico que quería pincharle con disparates romos. El químico aborrecía a Leal, que le había tenido que dar varias lecciones en las disputas de café.

La sesión del saloncillo venía a ser una capilla... a posteriori, después del suplicio.

Pero pasó también. Pasó todo. Leal, Suárez y los demás íntimos salieron del teatro ya muy tarde; y como hacía buena noche de luna, de templado ambiente, recorrieron calles y calles sin acordarse de que había camas en el mundo. Suárez era quien más hacía por mantener la conversación; quería retrasar todo lo posible el momento de dejar a Leal a solas con sus impresiones. Ya cerca del amanecer entraron en un café y cada cual tomó lo que quiso. Leal prefirió una copa de Jerez. ¡Cosa más rara! El vinillo le puso alegre, pero de veras; era imposible que se pudiera fingir aquel contento. Suárez acabó por sentir más curiosidad que lástima. ¿Por qué demonio, siendo tan nervioso su amigo, y no siendo un santo, no padecía más con la derrota de aquella noche y con los alfilerazos del saloncillo? Lo que hacía Leal era procurar que no se hablase de su drama, ni del público, ni de la crítica. Con mucha naturalidad llevó la conversación a cosas más elevadas; se habló de la psicología de las multitudes, del altruismo, de la vida de familia, y de si era compatible con las grandes empresas de abnegación, de reforma social. Pablo opinaba que sí; que por el amor del hogar debían irse organizando todos los amores superiores, para ser efectivos, para perder el carácter de abstracción que generalmente revisten y les quita fuerza... Leal se exaltaba hablando de aquello; de la necesidad de fundarlo todo en el cariño real de la familia... Mucho hablaron, mucho. Pero al fin vino el sueño, y Suárez se despidió del autor derrotado, seguro de que lo primero que haría Pablo al verse en la cama... sería dormirse.

 Pasó mucho tiempo, y Suárez no se atrevía a preguntar a Leal de dónde había sacado fuerzas para pasar con tal serenidad por las amarguras de aquella terrible noche.

Pero un día, hablando de teología y de religión, Pablo se lo explicó todo espontáneamente, dándole la clave del misterio, por vía de ejemplo de ciertas demostraciones.

Se trataba de varios artículos recientes de filósofos extranjeros, -acerca de legitimidad racional de la plegaria. Salieron a relucir las novísimas teorías referentes a la creencia; se comentó la filosofía de Renouvier; se habló de otros defensores de la tesis de la contingencia, del autor de Las tres dialécticas, Gourd; y llegando Leal a decir algo suyo, de experiencia personal, se explicó de esta manera:

-Yo perdono a los espíritus geométricos su intransigencia esquinada, su inflexibilidad, su cristalización fatal, congénita, y no me irrito cuando me dicen que me contradigo, y me llaman místico, soñador, dilettante, etc., etc. No pueden ellos comprender esta plasticidad del misterio; la seguridad con que se apoya, si no los pies, las alas del espíritu, en la bruma de lo presentido, de la intuición inspirada. No comprenderán, imposible, por ejemplo, a Carlyle cuando nos habla de la adoración legítima del mito mientras es sincera; no comprenderán, imposible, a Marillior cuando distingue el mito racional de la última razón metafísica de la religión. Y, sin embargo, es una pretensión ridícula querer elevarnos por encima de los límites de nuestra pobre individualidad, y hacernos superiores a las influencias de raza, clima, civilización, nacionalidad, tiempo, etc., etc., sin más fundamento que la idea de que el conocimiento realmente científico necesita, para ser, prescindir de todas las influencias históricas. ¿Quién se atreve a personificar en sí el sujeto puro de la ciencia pura? Pero otra cosa es la legitimidad de la creencia racional, no incompatible con lo que la conciencia nos da como lo más conforme a verdad, según el adelanto especulativo que alcanzamos. Así como en derecho positivo nadie tiene por absurdas las formas residuales del primitivo o antiquísimo derecho simbólico, así estos nobles residuos, racionales, de creencias antiguas pueden entrar en nuestra vida moral, no en calidad de ciencia, pero sí de creencia y culto y devoción personal, que nadie ha de imponer a nadie. Yo, v. gr., soy de los que rezan, de los que adoran; y no por seguir al pie de la letra la teología ortodoxa, ni por inclinarme a las teorías de que hablábamos, relativas a la contingencia, a las voliciones divinas nuevas, al indeterminismo primordial. Yo no pido a Dios que por mí cambie el orden del mundo; rezo deseando que haya armonía entre mi bien, el que persigo, y ese orden divino; rezo, en fin, deseando que mi bien sea positivo, real, no una apariencia, un engaño de mi corazón. Y con tal sentido, me animo a mejorar moralmente, a hacerme menos malo, no sólo por la absoluta ley del deber, sino pensando en la flaqueza de mi interesada pequeñez de alma; también por esa especie de pacto místico, inofensivo por lo menos, en que ofrecemos a Dios el sacrificio de una pasión, de un falso bien mundano, a cambio de que exista esa anhelada armonía entre el orden divino de las cosas y un deseo nuestro que tenemos por lícito. Cualquier jurista podrá ver que no es esto imponer una condición para el sacrificio, pues en buen derecho, la condición es acontecimiento futuro e incierto, que puede ser o no ser... y esta armonía que deseo entre mi anhelo y el orden de las cosas no es contingente.

-Vamos -dijo Suárez-, eso es la filosofía, más o menos ecléctica, del voto.

-Sí; yo hago votos. Y no me avergüenzo. Algunas veces me han servido para salir menos mal de situaciones difíciles. Oye un ejemplo... del que no he hablado nunca a nadie... ¿Te acuerdas del naufragio de aquel drama histórico mío, que tú me hiciste llevar al teatro?

-¡Pues no he de acordarme!...

-¿Y no te acuerdas de que yo estuve aquella noche bastante sereno, con gran asombro tuyo?

-Sí, hombre; y por cierto que no pude explicarme nunca...

-Pues vas a explicártelo ahora. Por aquellos días, yo tenía a mi único hijo, de seis años, enfermo de algún cuidado, fuera de Madrid, en una aldea del Norte, adonde le había llevado su madre por consejo del médico. Yo me fui con ellos. Mi drama se ensayó, como recordarás, durante mi ausencia. Me llamaban desde Madrid, pero yo no quería separarme de mi hijo. El médico del pueblo, hombre discretísimo, me aseguró que la enfermedad de mi hijo no ofrecía peligro, y que de fijo sería larga; que en aquellos ocho días que yo necesitaba para ir y volver, nada de particular podría pasar. Mi mujer apoyaba al médico; lo mismo los demás parientes y los amigos; vosotros desde Madrid me apurabais encareciendo la necesidad de mi presencia... Dejé a mi hijo; pero es claro que de él tenía noticia telegráfica dos veces al día. En cuanto estuve lejos de los míos, el dolor de la ausencia fue mi principal sentimiento; lo del drama quedaba relegado a segundo término... Hasta me remordía la conciencia, a ratos. Mil veces estuve tentado de volver al lado del enfermo, echando a rodar todas las vanidades de artista... Las noticias del pueblo eran satisfactorias, el niño mejoraba.. Pero el telegrama que recibí la noche anterior a la del estreno me alarmó; la madre, veladamente, me indicaba un retroceso, el ansia de que yo volviera pronto. Todos los que leían el telegrama me aseguraban que no había en él motivo para tristes presentimientos... Pero yo los tenía tales, que eran una angustia indecible. Mientras vosotros, en casa, en el teatro, me hablabais, entre bromas cariñosas, de las emociones del autor, de la capilla... yo pensaba en lo otro, en la otra crisis; y cuando no me veía nadie apoyaba la cabeza en una pared para descansar; porque me abrumaba el peso de mi agonía, el plomo de tantas ideas siniestras que me llenaban el cerebro... Dolor y remordimiento... ¿Por qué no huí? ¿Por qué no os dejé con vuestro estreno dichoso y no eché a correr al lado de los míos...? No lo sé. Porque me daba vergüenza; por falta de fuerzas para toda resolución; porque, en buena lógica, yo también juzgaba irracionales mis temores... Acaso, y esto aún me avergüenza, porque, sin darme yo cuenta de ello, me retenía la vanidad del autor, aquella miseria... Lo que hice para calmar mis remordimientos, por acto también de amor puro a mi hijo, y, valga la verdad, con fe y esperanza realmente religiosas, fue ofrecer a Dios un voto, un voto en el sentido que te he explicado antes. «Señor, venía a ser mi pensamiento, yo ofrezco en cambio de un telegrama que me anuncie una gran mejoría de mi hijo enfermo, de una noticia que me quite esta horrible incertidumbre, este tormento de presentir vagamente una desgracia superior a mi resistencia, yo ofrezco los viles despojos de un naufragio de mi pobre vanidad; juro con todas las veras de mi alma, que a cambio de la salud de mi hijo, deseo vivamente la derrota de mi amor propio, la muerte de este otro hijo del ingenio, hijo metafórico, que no tiene mi sangre, que no es alma de mi alma. Muera el drama... y que baje por lo menos a 37 y unas décimas la temperatura de mi Enriquín... Que Dios quiera que esto deba ser así, que esté en el orden que sea... y prometo recibir la silba con toda la serenidad que pueda, pensando en cosas más altas, de piedad, de caridad, de filosofía...».

"A las ocho y cuarto de la noche terrible... recibí un telegrama en que se me daba la enhorabuena en nombre del médico, porque el niño experimentaba una mejoría que tenía trazas de ser definitiva, anuncio de franca y pronta curación... Mi alegría fue inmensa; mi enternecimiento inefable; mi fe, de granito. Noté que a los demás el telegrama les hacía poco efecto, porque no habían creído en el peligro... y porque no eran los demás padres de Enriquín. En aquel éxtasis de reposo moral, de emoción religiosa, me cogió como un torbellino la realidad brutal del estreno... No sé cómo llegué al teatro; me vi rodeado de gente... La dama me preguntó si estaba bien caracterizado el personaje con aquella ropa, aquellas arrugas... ¡qué sé yo! Aquel infierno de las vanidades me arrancó por algunos momentos el recuerdo de mi felicidad, de la gran noticia que me habían mandado desde mi hogar querido... No volví a pensar en la dicha de tener a mi hijo fuera de cuidado... hasta que me dieron el primer susto las señales de desagrado que empezaron a venir de la sala, que yo no veía... Yo no esperaba un descalabro; esperaba un buen éxito; sobre todo creía en mi drama. Llegaba, por lo visto, el momento de cumplir el voto; había que alegrarse, desear la derrota... Era el precio de la salud de mi hijo. Saqué fuerzas de flaqueza..., elevé cuanto pude el corazón y las ideas..., y aunque tropezando y cayendo en el camino de aquel Calvario... de menor cuantía, al fin creo que conseguí no hacerme indigno del premio de mi promesa. Si no con perfección, al cabo cumplí mi voto.

"Te aseguro, mi querido poeta, que representándome las sonrisas de mi hijo redivivo; la dicha que me aguardaba en sus primeras caricias; la felicidad de llorar de placer juntos y de dar gracias a Dios la madre, el padre y el hijo...; las injurias de aquella noche horrible no me llegaban a lo más hondo de las entrañas... No era yo del todo el que recibía aquellos agravios. Yo, más que el autor de mi pobre drama, era el padre de mi pobre hijo. Este no podían matármelo los morenos. Dios quería librarlo de las garras de la fiebre; un enemigo mucho más serio que el público de los lunes clásicos.

Martes, 04 de Diciembre de 2007 09:54. Autor: Cagliostro sin tema Hay 2 comentarios.
Autor: Me gusta ser anonimo

Buenas tardes a todos

  Por que no dejamos atras las antiguas rencillas y empezamos como si nada hubiese pasado ,una etapa nueva? Acaso sirve de algo estar dando vueltas y vueltas a algo en que las dos partes tuvimos la culpa? no pienso que saquemos nada en limpio Los que se fueron tendran sus motivos para estar en  un sitio privado , donde ningun anonimo les moleste ,pero no podemos dejar que el blog de Barbacana vaya a la deriva asi que venga animaos todos y dejar vuestros escritos

 Un saludo

Martes, 04 de Diciembre de 2007 14:44. Autor: Me gusta ser anonimo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Pilarin

Despertar

Hoy despierto de una pesadilla, ufffff de la cual aprendí muchísimo, aprendí

Que la vida solo es una, y hay que vivirla intensamente, aprendí que la soledad

Y el temor no son buenos compañeros cuando solo son excusas para no

Enfrentar el presente y no dejar atrás el pasado, comprendí, que la vida es una

Constante lucha para alcanzar sueños y forjarnos metas y que la felicidad esta

Dentro de nosotros y de nosotros depende vivirla, aprendí que el amor es un

Sentimiento muy hermoso y que vale la pena vivir, así sea un minuto o una

Vida, aprendí que los verdaderos amigos aun en la distancia ahí están,

Dándote su apoyo y su cariño incondicional.

Hoy…. Estoy completamente convencida que amo la vida y que voy a disfrutar

Cada minuto de ella, que las caídas son aprendizajes que vale la pena vivir si

De ellos aprendemos a ser mejores seres humanos, aprendí que cada persona

Que aparece en tu vida es por alguna razón, algunos solo pasan, pero los

Valiosos esos Se quedan.

HOY.. Quiero gritar ¡estoy viva! Y voy a hacer lo posible y lo imposible, para

Hacer de mi vida un santuario, y porque no , compartirla contigo .

Desde la oficina.Buenos días a todos y feliz día.

 
Miércoles, 05 de Diciembre de 2007 08:45. Autor: Pilarin sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Urria

Las Madres

 

En cierta ocasión, un grupo de mujeres reunidas una tarde tomando café, presumían un poco de sus logros profesionales.

Una hablaba de la maestría que estaba sacando, otra del puesto en una compañía importante, otra de su propio negocio y así todas fueron hablando de sus ascensos y logros.

Entre el grupo había una señora muy callada a la que Le preguntaron a que se dedicaba; ella con un tono de vergüenza respondió que se dedicaba al Hogar, era Ama de Casa.

Una psicóloga que estaba presente salió inmediatamente en su defensa y le

Dijo: "¿Qué sería de este mundo si se hubieran extinguido esas valientes "Madres de Familia?" y le recordó que la empresa de la que ella era presidenta, gerente y operaria jamás se podría igualar.

Una Madre en el único lugar que es insustituible es en su propio hogar.

Cualquier mujer puede ser sustituida en cualquier cargo laboral, menos en su propio hogar.

La sociedad consumista ha hecho que se menosprecie su labor porque aparentemente no produce ingresos a la familia. No hay nada más equivocado, pues una Madre es la cabeza de la institución que representa la base de la sociedad. La empresa que dirige se llama FAMILIA y su producción es nada menos que todos Los hombres y mujeres profesionales del futuro.

Cuando una Madre cura las raspaduras de su hijo en Las rodillas o es chofer de ellos en las tardes o va al supermercado para que todos tengan algo que comer, es en ese momento que ocupa el cargo de "GERENTE DE SERVICIOS GENERALES".

Cuando la vemos explicando difíciles divisiones con decimales a sus hijos o enseñándoles educación y respeto ocupa el cargo de "GERENTE DE RECURSOS HUMANOS"

Cuando se Le oye hablar de todas Las cualidades de sus hijos, es una "GERENTE DE MERCADO", pues nadie cree tanto en su producto como una Madre de sus hijos.

Su Horario: ILIMITADO

Su turno laboral puede empezar en la madrugada con el llanto del bebe con Hambre, puede seguir el resto del día encargándose de que todo en la casa funcione bien.

Por la tarde es chofer, la profesora de sus hijos. Por la noche, la esposa amorosa que escucha y atiende a su esposo y ella puede seguir levantada esperando a que su hijo adolescente llegue de la fiesta.

Cuando tiene un rato de descanso, no deja de pensar en sus funciones. No puede delegar su trabajo porque al imprimirle tanto cariño es casi imposible encontrar personal capacitado para igualarla.

Ella no puede encargarle a la secretaria la transmisión de valores, de moral, de principios, ni mandar por fax el beso de Las buenas noches.

Su Salario: INALCANZABLE

De hecho, ella misma no concibe la idea de recibir nada a cambio porque lo hace por amor. Algún día de las madres recibe una flor, un dibujo con brillantes crayolas o la estrellita en la frente de su hijo? Con esto siente que le han dado el mejor de los ascensos.

Pensión de Jubilación: Nada de esto recibirá, más bien después de 14 o 18 años de inalcanzable trabajo será aparentemente despedida sin prestaciones cuando le dicen, "Por favor mamá, no te metas? Es mi vida".

El médico, empresario, artista, sacerdote, ingeniero, abogado, doctora, arquitecto, etc., que entregan sus vidas a otros han salido de esas empresas llamadas "FAMILIAS".

Esos grandes profesionales son sus logros, honores, trofeos y diplomas.

UN ABRAZO PARA TODAS ESAS ORGULLOSAS MADRES.

Miércoles, 05 de Diciembre de 2007 09:31. Autor: Urria sin tema Hay 2 comentarios.
Autor: Invitado

Dos ancianos, hablando sobre el envejecimiento, y uno le dice al otro:

- La peor parte se la llevan nuestras mujeres, y además ellas se niegan a admitir que envejecen y tratan siempre de esconder sus achaques.

- Tienes mucha razón, pero he encontrado un buen truco para hacerles ver sus discapacidades a través de un sencillo juego: Así, si quieres saber si tu mujer empieza a quedarse sorda, colócate a 10 metros de ella y hazle una pregunta. Después, cuando veas que no te responde, acércate a 5 metros .
Después a 2 metros , y después a 1 metro . Y entonces no le quedará más remedio que darse cuenta que está sorda.

El anciano encuentra que la idea es muy buena y cuando vuelve a casa se coloca a 10 metros de su mujer y le pregunta con voz fuerte:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

No recibe respuesta. Entonces se acerca a 5 metros y le pregunta de nuevo:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

No recibe respuesta, por lo que se acerca a 2 metros y le pregunta:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

No recibe respuesta. El tipo, totalmente asombrado, se aproxima a un metro y grita:

- Cariño, ¿qué hay de cena?

Su mujer se gira y le dice, con cara de exasperación:

- Te lo digo por cuarta vez, ¡¡¡pollo con patatas fritas!!!
Viernes, 07 de Diciembre de 2007 10:10. Autor: Invitado sin tema Hay 1 comentario.
Autor: anonimo1000

HOLA

 

QUE TAL LLEVAIS EL PUENTE? LOS QUE LO TENGAN......

AHÍ VA UN REFRAN:

VALE MAS UN POR SI ACASO QUE CIEN PENSEQUES

Viernes, 07 de Diciembre de 2007 18:17. Autor: anonimo1000 sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: MONCAYO

Refranes de mi abuela

Echa cuentas y te saldrán rosarios.

 

El año bueno, el grano es heno; el año malo, la paja es grano

 

Hablando se saben las cosas, callando se ignoran.

Espero que todos hayais pasado un buen fín de semana.

Domingo, 09 de Diciembre de 2007 18:38. Autor: MONCAYO sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Ana aguirre

ADIOS DOMINGO

Adios DOMINGO ... ADIOS PARA SIEMPRE , con un inmenso cariño y sobre todo con agradecimiento de haber  compartido , sentimientos , momentos , ilusiones , palabras , ideas , todo un mundo ...

Despues de una vida muy paralela , la que tuviste con los Moreno , la vida  nos dio la oprtunidad de encontrarnos en muchos momentos mucho mas felices , y tambiem otros mucho mas amargos  , gracias por el cariño que siempre tuviste a Edu y Carmen . TUS pistolicas , gracias por ese cafe con anis  y el cigarrico , que era exclusivo de ti .

 

La vida  no me dio la oprtunidad de estar en  el momento de tu adios , me hubiese  gustado escuchar la Internacional  , una rosa y un beso  desde aqui te lo mandamos ....

 

 

   Ana , Clemente , Eduardo , y Carmen . Para DOMINGO  CUBERO  FERNANDEZ DE HEREDIA . 

Lunes, 10 de Diciembre de 2007 20:22. Autor: Ana aguirre sin tema Hay 1 comentario.
Autor: MONCAYO

LA PALABRA

mientras la paz sea el fin y no el comienzo
mientras el miedo se combata con el miedo
mientras la ley sea norma y no principio 
mientras la soledad sean miles de adjetivos
mientras sólo a los de siempre les llegue el agua al cuello
mientras la libertad sea una palabra de las enciclopedias
mientras la inteligencia se escriba con minúsculas 
mientras los fusiles nos tengan a todos como blanco
mientras la sociedad sea la suciedad
mientras el orden se mantenga a culatazos
mientras la justicia esté de vacaciones
mientras todos estemos en libertad provisional
mientras se diga ejército y no ejercito
mientras la igualdad sea un signo matemático
no me digáis que la palabra sirve para algo.
MANUEL DIEZ DE LOS RIOS
Lunes, 10 de Diciembre de 2007 20:54. Autor: MONCAYO sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Pilarin

Lo he oido en un anuncio y me ha gustado

Si la obra de tu vida puedes ver destrozada
y sin decir palabra, volverla a comenzar;
o perder en un día la ganancia de ciento
sin un gesto ni un suspiro...

Si puedes ser amante y no estar loco de amor,
si consigues ser fuerte sin dejar de ser tierno,
y sintiéndote odiado, sin odiar a tu vez,
luchar y defenderte...


Si puedes soportar que falseen tus palabras
los pícaros para excitar a los tontos:
y oir cómo sus lenguas falaces te calumnian
sin que tú mismo mientas...


Si puedes seguir digno aunque seas popular;
si consigues ser pueblo y dar consejo a los reyes;
y a todos tus amigos amar como a un hermano
sin que ninguno te absorba...


Si sabes meditar, observar, conocer,
sin llegar a ser nunca destructor o escéptico;
soñar, mas no dejar que el sueño te domine;
pensar, sin ser sólo un pensador...


Si puedes ser severo sin llegar a la cólera;
si puedes ser audaz sin pecar de imprudente;
si consigues ser bueno y logras ser un sabio
sin ser moral ni pedante...


Si alcanzas el triunfo después de la derrota
y acoges con igual calma esas dos mentiras;
si puedes conservar tu valor, tu cabeza
cuando la pierdan otros...


Entonces, los Reyes, los Dioses, la Suerte y la Victoria
serán ya para siempre tus sumisos esclavos
y, lo que vale más que la Gloria y los Reyes:
serás Hombre, hijo mío.

Rudyard Kipling 

Para las gentee de Calatorao un fuerte abrazoAgregar un comentario | Leer comentarios

Lunes, 10 de Diciembre de 2007 23:49. Autor: Pilarin sin tema Hay 1 comentario.
Autor: isidro

BARBACANA SHOW AL COMPLETO

Barbacana os felicita la Navidad, como nosotros sabemos, con alegría.

Enciende tus altavoces, pincha en el enlace y espera que se cargue.


"Los Rompedores"

http://www.elfyourself.com/?id=1300847520


"Los Niños"


http://www.elfyourself.com/?id=1307092427


"Las Matahari"


http://www.elfyourself.com/?id=130909772

 

 

"Las Sagrarines Alegres"


http://www.elfyourself.com/?id=1306869114


 


Martes, 11 de Diciembre de 2007 16:38. Autor: isidro sin tema Hay 13 comentarios.
Autor: Fernando

VIVAMOS

 ¿Quien muere?Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca y no arriesga a vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere negro sobre blanco y los puntos sobre las “ies” a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.Muere lentamente quien no  da la vuelta a la mesa, cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en si mismo.Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.Muere lentamente quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante. Muere lentamente quien abandona un proyecto antes  de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mayor que el simple hecho de respirar.Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una esplendida felicidad. PABLO NERUDA.
Miércoles, 12 de Diciembre de 2007 21:13. Autor: Fernando sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: rosapili

Me gustas cuando callas

Estoy con el portatil y no se lo que saldra porue no lo controlo, tengo fastidiaoel otro, lo llevé a arreglar pero esto no marcha, mañana cogere la torre y me iré a casa de Iisidro que le eche un vistazo.Fernando á mí también me gusta los poemas de Pablo Neruda, no tiene ni uno malo, y mira que eso es dificil hasta en los mejores  escritores.Graciaspor tus comentarios y a Carmina y el resto también.No sabiamos ninguno nada y me llamó, pero como no tenía ordenador le dije a Antonio que se trajera el portatil. Me rei muy a gusto , y llamé a todos pero como casi ninguno tiene ordenador y la Sagrario que se ha puesto internet

 ,,tampoco le funciona, pues para el sábado la sorpresa, porque vaya cuerpos más ágiles y finos que nos pinta, ya veremos como nos quedán después de la navidad.Voy a intentar pegar un poema de Pablo Neruda . Un abrazo para todos

,,.ME GUSTAS CUANDO CALLAS...

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía;

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Jueves, 13 de Diciembre de 2007 08:34. Autor: rosapili sin tema Hay 5 comentarios.
Autor: antonio

para Sagrario

Hola Sagrario, ya hemos recibido tu mensaje. Dinos si te funciona bien internet y contéstanos cuando lo leas. Saludos
Viernes, 14 de Diciembre de 2007 21:24. Autor: antonio sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Moncayo

pasmaos

Con mucho frio de hasta 9 grados bajo cero despierta Calatorao, menos mal que llega navidad y con las copiosas comidas reponeremos calorias. Os deseo a todos una feliz navidad, que nos toque la loteria del casino, y además que tengamos buena salud que es lo más importante.
Sábado, 15 de Diciembre de 2007 08:49. Autor: Moncayo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Pilarín

proverbios

Buenos días he sacado estos dos proverbios, el primero antiguo y del mejor escritor de todos los tiempos 

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

Miguel de Cervantes Saavedra.

El siguiente es mas moderno, pero muy real

El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo 

Grabríel García Marquez

Buen fin de semana para todos

 

 
Sábado, 15 de Diciembre de 2007 09:15. Autor: Pilarín sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Isidro

Para ti "Sagrarín"

20071215191025-portal.jpg

Una de las personas más maravillosas de Calatorao es Sagrario, una muchacha desde siempre de la calle del Hospital. Por causas de la vida, desde muy pequeña tuvo que luchar por salir de esa cama que la quería atraer para siempre, con el tesón y cariño de sus padres consiguió lo que parecía imposible, (aun recuerdo esos viajes a Zaragoza “a los médicos”, con Manolo al volante y Pilar llorando a escondidas). Consiguió levantarse y fue un gran triunfo a la naturaleza. Llego su primera silla y el momento de recorrer todo el pueblo, cuando no empujaba uno empujaba otra y como no quería molestar se “motorizo” y entonces fue… (Algún día la parara la Guardia Civil).

La bautizamos como “Sagrarín”, con su sonrisa y ternura se gano el cariño de todo su pueblo, yo desde este foro quiero dar a conocer un mensaje privado que me ha enviado, con el afecto de siempre;

"Isidro, me ha hecho mucha gracia verme moviéndome sin ruedas. Me ha recordado eso de... Lázaro levántate y anda. Me ha hecho mucha ilusión verme, aunque sea en monigote, sin ruedas".

Yo se Sagrario que dentro de muchos, muchos años andarás sin silla entre las estrellas.

Cuida de toda la calle del Hospital que ya son mayores.

Te queremos todos.Un abrazo y Feliz Navidad

 

Sábado, 15 de Diciembre de 2007 19:13. Autor: Isidro sin tema Hay 8 comentarios.
Autor: ElfoFAN

Que marchosos sois

Me ha encantado el enlace de los elfos. Es superdivertido, seguid así. Isidro eres un CRACK.

FELIZ NAVIDAD a tod@s los que leeis la página.

BesicosBurla

Sábado, 15 de Diciembre de 2007 19:44. Autor: ElfoFAN sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Admirador de Pilarin

No es verdad angel de amor...

Te equivocas Isidro. No es oro todo lo que reluce.

Me encantas Pilarin

 

Sábado, 15 de Diciembre de 2007 19:47. Autor: Admirador de Pilarin sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Pajarito Pinzón

Regalos de Navidad

Queridos Calatorenses!

Ya veo que estáis muy animados y marchosos en esta página. También he comprobado que "casi todos" habéis sido muy buenos.

¿Tenéis todos lotería del Casino? Porque este año va a tocar. Así que no esperéis regalos. Los que no tengáis podéis hacerme las peticiones que consideréis en este blog y yo se lo transmitiré a los Reyes Magos.

No os meéis en la cama que os llevarán carbón.

FELICES FIESTAS A TODOS!! PINZON

Sábado, 15 de Diciembre de 2007 19:57. Autor: Pajarito Pinzón sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Pilarín

Princesa

 

 

Buenos díasdesdelaoficina

 

  

PRINCESA

La noche que tu naciste, se cayeron dos estrellas, posándose en tu pelo y en tu cara de princesa.

Tus ojitos color miel, desbordaban gran dulzura ,y miraban con temor el gran brillo de       la  Luna.

Cada noche le pido al cielo, que te regale una estrella, que ilumine tu camino, y te mues tre las cosas bellas.

 El Sol se pone celoso por el brillo de tus ojos, y resbala por tu pelo y lo pinta color oro.

                                                princesa

 

 Es para tí. por tu fuerza  y tesón. feliz día para todos.

 
Lunes, 17 de Diciembre de 2007 08:43. Autor: Pilarín sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: FERNANDO

DE COMPRAS EN EL CENTRO COMERCIAL

Como pasa siempre, me toca esperar en el bar. Tu no estás conmigo, caminas de tienda en tienda  comprando. Como pasa  siempre, con prisa, aprovechando resquicios del atropellado vivir. La gente pasa sin parar, unos miran los escaparates, otros, casi siempre mujeres entran y salen de las tiendas. Otros como yo, esperan. Sentados en los asientos de los pasillos, apoyados en las barandillas o sentados en las mesas del bar.

Los niños gritan, corretean sin parar, fijan sus ojos en tantas y tantas tiendas de juegos o de juguetes, que a modo de cebo iluminan el impresionante pasillo.¿ Es domingo?. Ah si, es domingo, no tienen clase. Es por la tarde, buen día para comprar. He mirado la cartelera de los cines, ¿infantil? Muy complicado y además muy lejos, una sala distante y de difícil acceso. ¿Museos?, tengo uno aquí cerca. ¡¡¡Que pena¡¡¡  Es domingo y cierra a las dos.

Al fondo suena la música, es MANA, música mejicana en el bar, mas que bar una cafetería, cafetería de café, con camareras a juego, de color café, café con leche o leche sola. La lista de precios inmensa, con gran variedad de café, blend de la casa, americano de Colombia, Guatemala o Jamaica y café de los muchos inventos que hacemos por aquí, capuchino, bombón, irlandés y por eso de la energía trifásico. Hace falta saber que quedará del café con tanta mezcla. La acción colonizadora sigue, no sabía que París tenía café propio, Viena descubrió el vals, pero.. ¿café vienes?. ¿ Y  los rusos?.. Mucho frió, pero café, será por el hielo. ¿Y los italianos?. Son los reyes de la pasta, ¿Por qué se empeñan en llamar italiano al café?.

Vaya lío. Seguro que es el mercado, el libre mercado que esclaviza a la gente. ¿Pues no es libre?.  Si, es libre para ir y venir con el capital donde convenga. Mientras tanto, las gentes ¿Qué? ¡¡¡Ilegales¡¡¡, son ilegales si quieren cambiar de lugar. ¡¡ Que se queden en su sitio, ya les llevaran las maquilas  como en Guatemala, así ganaran 6 $ al día y mientras en otros sitios por lo mismo ganan 8$, si 8$ a la hora.¡¡¡¡Viva el libre mercado¡¡¡

………..

 

¡¡¡¡Que suerte María¡¡¡¡¡

Si. ¿Qué pasa?.

¡¡¡Mira¡¡¡. He comprado una camiseta, unos pantalones y un gorro.¡¡¡Sorpréndete  María¡¡¡  Solo me han costado 26€.

 

……………..

 

Guatemala 22.30horas.

 

¡¡¡¡Que suerte María ¡¡¡¡¡ Terminó la jornada.

Si…., termino nuestra interminable jornada de 12 horas.

 

P.D. Las referencias a las camareras son  una metáfora sin intención de ofender.

Lunes, 17 de Diciembre de 2007 09:46. Autor: FERNANDO sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Fernando


Para nuestros amigos allende del Romeral, la Cañiferla, el Soto, el Prado de la Villa y otros terminos municipales. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mañana tendreis una fotografia del pueblo en blanco¡¡¡¡¡¡ESTAAAAAAAAAA NEVAAAAAAAAAAAAAAANDO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Lunes, 17 de Diciembre de 2007 20:41. Autor: Fernando sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Fernando

20071218081958-nevada-17122007-040.jpgNo se si saldra la fotografia de la nevada. Suerte
Martes, 18 de Diciembre de 2007 08:19. Autor: Fernando sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Fernando

20071218082359-nevada-17122007-054.jpgEsta seguro que si. Noticias, tenemos cortada la NII cerca de Calatayud, la de La Almunia a Cariñena, una mañana movidita. Ya empieza a clarear y la imagen cambia.
Martes, 18 de Diciembre de 2007 08:23. Autor: Fernando sin tema Hay 2 comentarios.
Autor: SAGRARIO

¡HOLA CHICOS! GRACIAS ISIDRO, GRACIAS A TODOS POR VUESTRO CARIÑO.

ACABO DE VER LO QUE ESCRIBÍS DE MI Y ME LLENA DE ALEGRÍA VER LO QUE ME APRECIÁIS.

CUALQUIERA QUE ME CONOCE DE CERCA, SABE QUE NO ME GUSTA HACERME NOTAR (COSA BASTANTE IMPOSIBLE) ME GUSTA ESTAR UN POCO ALA SOMBRA, PERO HOY EXCEPCIONALMENTE ESCRIBO AQUÍ PARA HABLAR DE MIS SENTIMIENTOS HACIA BARBACANA.

¿QUE PUEDO DECIR DE ELLOS QUE MUCHOS NO SEPAN? SON UN GRUPO DE PERSONAS CON UN CORAZÓN MUY GRANDE. CUANDO LLEGUE DE LA MANO DE ANGELINES FONDÓN ME ACOGIERON COMO UNA MAS, CON ELLOS SIEMPRE ME HE SENTIDO ASÍ.

JUNTOS HEMOS PASADO MUY BUENOS MOMENTOS, HE VISTO SITIOS QUE NO HABÍA PENSADO VER Y NUNCA LES HA PESADO LAS POSIBLES DIFICULTADES QUE NOS HAN PODIDO SURGIR.

SON PERSONAS CON UN GRAN AMOR A SU PUEBLO, QUE TRABAJAN SIN DESCANSO, DESDE HACE AÑOS, SIN OTRO INTERÉS QUE AMPLIAR SU HISTORIA.

YO LES QUIERO MUCHÍSIMO SON GENTE GUAY.

Y A TODOS LOS DEMÁS, GRACIAS TAMBIÉN.

FERNANDO, ME HA RECORDADO A UN MAESTRO ALTO, DELGADUCHO Y CON GABARDINA QUE NO RECUERDO SU NOMBRE PERO QUE GUARDO UN AGRADABLE RECUERDO.

SI QUE HE TENIDO UNA VIDA DIFÍCIL, COMO MUCHOS OTROS IGUAL QUE YO. POR SUERTE LA SOCIEDAD HA IDO CAMBIANDO Y CUANDO YO ME VAYA A DAR ESE PASEO POR LAS ESTRELLAS, DEL QUE HABLA ISIDRO, ME IRÉ SATISFECHA DE HABER CONTRIBUIDO A DEJARLES A OTROS UN MUNDO MEJOR. PORQUE LO CIERTO ES QUE ALLÍ DONDE ENCUENTRE UNA ESCALERA UN BORDILLO ETC. YO ESTARÉ DANDO GUERRA.

BESICOS PARA TODOS

Miércoles, 19 de Diciembre de 2007 00:44. Autor: SAGRARIO sin tema Hay 3 comentarios.
Autor: Moncayo

para los padres

Buenos días, que razón que tiene la canción

Que falta me hace mi padre A cada paso que doy Que falta me hace mi padre  A cada paso que doy  Ya mi Dios se lo llevo Tan solita esta mi madre Ya mi Dios se lo llevo Tan solita esta mi madre  Recorrimos tantas veces Caminos y mas caminos Heramos inseparables Casi como dos amigos  Recorrimos tantas veces Caminos y mas caminos  Que falta me hace mi padre Ya no lo tengo conmigo  (Spoken) Ay apa, como me sigues haciendo falta Y arriba Chalino Sanchez oiga  Como lo voy a olvidar Simpre lo tengo en mi mente Como lo voy a olvidar Siempre lo tengo presente  El me enseno a trabajar Me aconsejo a ser decente El me enseno el buen camino Y a vivir como la gente  Fui el primero de sus hijos Y el que heredara su hogar Lo digo por experiencia En este triste cantar  Que falta me hace mi padre Como lo voy a olvidar Que falta me hace mi padre Como lo voy a olvidar 
Jueves, 20 de Diciembre de 2007 10:54. Autor: Moncayo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Porfi.

Feliz Navidad.

Quiero felicitar las Navidades a todos los amigos de Barbacana.

Y a todas las personas intervinientes a quienes tengo el placer y el honor de conocer y a quienes estaré siempre agradecido.

Por vuestra amistad, por vuestro respeto y por vuestras muestras de afecto, mientras tuve la fortuna de participar en ésa estupenda página.

Quiero desearos que paséis unas Felices Fiestas y que el año venidero os depare todo lo mejor para vosotros y vuestras familias. 

Un abrazo.   

Porfirio Fabián Crespo Lorente. 

Jueves, 20 de Diciembre de 2007 23:40. Autor: Porfi. sin tema Hay 4 comentarios.
Autor: Pilarín

La Felicidad

 

La Felicidad

 

En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: "Debemos quitarles algo a los hombres, pero, ¿qué les quitamos?".

Después de mucho pensar uno dijo: "¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar".

Propuso el primero: "Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo", a lo que inmediatamente repuso otro: "no, recuerda que tienen fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está".

Luego propuso otro: "Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar", y otro contestó: "No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará".

Uno más dijo: "Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra". Y le dijeron: "No, recuerda que tienen inteligencia, y un día alguien va construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad".

El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente cada una de las propuestas de los demás.
Analizó cada una de ellas y entonces dijo: "Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren".

Todos voltearon asombrados y preguntaron al mismo tiempo:
"¿Dónde?".
El demonio respondió: "La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola afuera, que nunca la encontrarán".

Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la trae consigo.

 

Webstats4U - Free web site statistics
Viernes, 21 de Diciembre de 2007 09:58. Autor: Pilarín sin tema Hay 1 comentario.
Autor: anonimo1000

 

 que verdad mas grande (somos asi de infelices)

   

Viernes, 21 de Diciembre de 2007 18:34. Autor: anonimo1000 sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Anonimo

FFeliz Navidad20071221191026-christmas.jpg
Viernes, 21 de Diciembre de 2007 19:11. Autor: Anonimo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: BARBACANA

FELIZ NAVIDAD

Barbacana  desea a todos los que escriben y a todos los que leen esta página una feliz Noche Buena y una corta resaca el día de Navidad
Sábado, 22 de Diciembre de 2007 19:15. Autor: BARBACANA sin tema Hay 1 comentario.
Autor: BARBACANA

BELEN

El día 24 por la tarde, no muy tarde, que se hace pronto de noche, se recreara un Belen viviente, con la participación de niños y mayores y otros animales. Os animamos a todos,   jovenes y mayores a participar, ya que cuanto mas gente, mas vistoso quedara y mejor lo pasaremos todos.

En el transcurso del acto, el Ayuntamiento nos invitara a un chocolate

 

Sábado, 22 de Diciembre de 2007 19:24. Autor: BARBACANA sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Carmina

FELICES FIESTAS

El que trabaja con las manos es un trabajador.

El que trabaja con las manos y la mente es un artesano.

Pero el que trabaja con las manos,

la mente y el corazón es un artista.

Como artistas brindemos por la Navidad.

Domingo, 23 de Diciembre de 2007 21:18. Autor: Carmina sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Isidro

Belén Viviente

En portada las fotos del belén viviente
Miércoles, 26 de Diciembre de 2007 01:19. Autor: Isidro sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Fernando

LAS CIGÜEÑAS

20071226205225-dia-navidad-2007-017.jpg

Después del atracón navideño, un remanso de PAZ. Las cigüeñas han vuelto por Navidad.

Foto dedicada especialmente para Barbacana

Miércoles, 26 de Diciembre de 2007 20:52. Autor: Fernando sin tema Hay 4 comentarios.
Autor: Pilarín

La caja dorada

LA CAJA DORADA

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envolver dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia; cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de Navidad.-No obstante, a la mañana siguiente, la niña le llevó el regalo a su padre y le dijo.-"Esto es para ti, Papito". -Él se sintió avergonzado por su reacción de furia, pero volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía.-Entonces, le volvió a gritar diciendo.-"¿Acaso no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe contener algo adentro?.-La pequeñita miró a su padre con lágrimas en los ojos y le dijo: .-"Oh, Papito, no está vacía, yo soplé muchos besos adentro de la caja, todos para ti mi Papito querido". -El padre se sintió morir, puso sus brazos alrededor de la niña y le suplicó que lo perdonara.-
Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y años y siempre que se sentía deprimido, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.-

Bella paradoja , ya que nos hace pensar lo grande que son las cosas pequeñas. Feliz navidad, ya vamos a medias.
Jueves, 27 de Diciembre de 2007 21:27. Autor: Pilarín sin tema Hay 1 comentario.
Autor: Invitado

Feliz Navidad

viernes 28 de diciembre del 2007

Quisiera

armar en estos

días

un árbol dentro de mí

corazón

y colgar en lugar de regalos

los nombres

de todos mis amigos. Los de cerca

y los de lejos. Los de siempre y los de

ahora.

Los que veo cada día, y los que raramente

encuentro,

los de siempre recordados, y los que a veces se me

olvidan.

Los constantes y los incostantes. Los de las horas

difíciles, y los de las horas alegres. A los que sin querer

herí, sin querer me hirieron. Aquellos a quien conozco

profundamente y aquellos a quienes conozco apenas por sus

apariencias.

Los que me deben, y a quienes debo mucho. Mis amigos humildes

y mis amigos importantes. Los nombro a todos y a los que pasaron

por mi vida.

Un árbol de raíces profundas para que sus nombres nunca sean arrancados

de mi corazón, y que al florecer el año próximo traiga esperanza, amor y paz,

y en la Navidad, Señor, nos podamos encontrar para compartir uvas de

esperanza

poniendo un poco

de felicidad en aquellos

que todo lo han perdido

Viernes, 28 de Diciembre de 2007 19:02. Autor: Invitado sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Moncayo

Dedicatorias

- Para la amiga más maja que encontré en las rebajas.
- Alá fue un Dios, Mahoma un profeta y tú eres la chica más guapa del planeta
- Si el sol fuese oro y la luna plata tu serías una estrella de esmeraldas.
- No eres sol, luna ni estrellas pero para mi eres la mejor de todas ellas.
- En el cielo hay una estrella que presume de bonita pero estando tu a su lado la dejas muy pequeñita.
- Me gustaría ser tu para tener una amiga como yo.
- Si la belleza fuera delito, tu tendrías cadena perpetua.
- Si la vida me diese un deseo, desearía conocerte de nuevo.
- Una amiga como tu, es difícil de encontrar, fácil de querer e imposible de olvidar.
- El día que naciste el sol se entristeció, al ver que nacía otro con más esplendor.

Por hoy creo que ya esta bien ;-) , como ya sabreis las dedicatorias son esas frasecitas que se ponen en las carpetas, postales, regalos … y que siempre que pensamos alguna no se nos ocurre… pues ala aqui teneis… ya ire posteando mas dedicatorias de amistad y de otros temas :-D

Viernes, 28 de Diciembre de 2007 22:06. Autor: Moncayo sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: JALON

FELIZ 2008

Un día un sabio dijo:

La mayor riqueza del ser humano, se mide por los amigos que tiene.

Gracias por ser parte de mi fortuna

Feliz Año 2008

Sábado, 29 de Diciembre de 2007 20:09. Autor: JALON sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: PILAR CASAS

LOS AMIGOS

Los amigos son como los rádares de la Guardia Civil, aunque no los veas están ahí.

FELIZ 2008 

Sábado, 29 de Diciembre de 2007 20:12. Autor: PILAR CASAS sin tema Hay 1 comentario.
Autor: BARBACANA

FELIZ 2008

Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar! (Charles Dickens)
Sábado, 29 de Diciembre de 2007 20:17. Autor: BARBACANA sin tema No hay comentarios. Comentar.
Autor: Fernando

Una mañana

He visto esta mañana un pueblo silencioso y tranquilo.Se muestra realajado como despidiendo un año que ha cubierto todas las expectativas. Casi no hay coches, el sol brilla y solo se ve gente paseando, disfrutando del una inusual mañana de diciembre. Las cigüeñas en su nidos, las palomas en la torre y los tordos y estorninos en los tejados testimonian un tiempo imposible.
El Romeral es  marco y testigo de la tercera edición del partido de futbol Calatorao contra Calatoradico. ¡¡Tambien nosotros tenemos nuestras selecciones, que se habran creido catalanes y vascos¡¡.
El día apura la digestión de las últimas cenas del año, amigos, empresas, primos, hermanos, conocidos mil. La distancia convierte en fiesta para otros sus nuevas amistades, la nieve, el turismo rural u otros escenarios imposibles.
Se agotan las plazas en los restaurantes, 2007 vuela y tras unos granos de uva y unas burbujas de oro al aire, el año  2008 nos dará la bienvenida. 
A todos Paz y suerte en la vida.  

Domingo, 30 de Diciembre de 2007 11:36. Autor: Fernando sin tema Hay 3 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris